miércoles, 5 de mayo de 2010

CONTE D'ÉTÉ Eric Rohmer

DIRECTOR Éric Rohmer
GUIÓN Éric Rohmer
MÚSICA Philippe Eidel
FOTOGRAFÍA Diane Baratier
REPARTO Melvil Poupaud, Amanda Langlet, Aurélia Nolin, Gwenaëlle Simon, Aimé Lefèvre, Alain Guellaff, Evelyne Lahana, Yves Guérin, Franck Cabot

Nuevo cuento de las "cuatro estaciones" de Rohmer. El joven Gaspard llega de vacaciones al balneario francés de Dinard. Su idea es encontrarse allí con Lena, la muchacha que lo tiene loco. Pero en esos días soleados y calmos conoce a otra chica, una morena atractiva y sensual que le sugiere nuevos rumbos a su corazón. Sin embargo, tal vez la respuesta no esté en ella, sino en Margot, la dulce camarera con la que Gaspard hace amistad sin darse cuenta.

Verano. La estación de los amores fugaces, del azar, las ganas de liberarse, de la indecisión... Escrita y dirigida por Eric Rohmer "Cuento de verano" (Conte d'été) es la tercera de las 4 estaciones de Rohmer, después de "Cuento de primavera" (1990) y "Cuento de invierno". Y que finaliza con "Cuento de otoño (1998). Creo, para mi, la mejor de las cuatro. Se filmó en un pueblo costero de la Bretaña pero podría pasar en cualquiera de los miles de pueblos y ciudades costeras del mundo. Tres semanas. Un mes de verano. Un joven bohemio, artista, solitario y melancólico, el típico chico misterioso. Ese es Gaspard.










"Cuento de verano" no deja de ser una biografía de este chico bohemio y algo tímido pero también egoísta y vanidoso que sueña con vivir de su música y hacer canciones que lleguen, tan buenas como "Valparaíso". Diálogos brillantes. Conversaciones superficiales. Apuntes sobre el amor o el destino. Donde la amistad se convierte en "algo más". ¿Lanzarse y hacer caso a los instintos? ¿o mantener los principios sin dejarse llevar? Así es el "Cuento de verano" de Rohmer. Así son nuestros cuentos de verano.


2 comentarios:

sara dijo...

Em va encantar aquesta pel·lícula,sobretot per l'estètica, línia de molts dels treballs d'aquest senyor. Recomano "la coleccionista".
Salut!

Scotty dijo...

Me fascina Rohmer. Ese retratar la realidad sin plrituras. Es un espectador de la vida tal cual la veríamos si nos fijáramos un poquito más.

Genial.