lunes, 20 de septiembre de 2010

SUMA Y SIGUE "Escoge tu aventura"

Sábado


Sales a la calle después de pasar la mañana en casa de tu vecino y su hijo de 7 u 8 años. No se.

- Marina, Socorro!!
- ¿Que te ha pasado?

Llama una de tus mejores amigas. Tampoco tienes tantas. De esas de verdad. De esas que se pueden contar con los dedos de una mano (o de dos). Había llamado hace unos días pero tu estabas de trabajo hasta arriba. Ir de Plaça Catalunya a Sants. De Sants a Poble Español. De Poble Español a Plaça Catalunya. Dejaste que sonara el móvil las veces que llamó y decidiste dejarle un mensaje interno en el facebook.

G. La amiga. Estaba grabando en Valencia y la semana siguiente se iba a Londres hasta octubre. Después de hablar con G te enteras de que, en los días que tu no has parado por casa y que has sobrevivido a base de dürüms, café con hielo y comprando a los lateros, G se había quedado sin luz, internet, su Mac había muerto. Y tenia una plaga de gusanos en su piso. Casi na. El mundo sigue girando aunque a veces nosotros no nos demos cuenta porque vivimos demasiado rápido.

En Londres G debe montar un trabajo y necesita un ordenador portátil. Tu le preguntas si le entra en garantía el Mac. Siempre pensando soluciones dentro de la legalidad. Pero se va en dos días. Uno de ellos domingo, con lo cual se agotan las posibilidades. Le dices a G que crees tener la solución. Puede que encuentres un portátil para que se lo lleve a Londres, pero que te deje hacer unas llamadas. Quien me conoce sabe que no voy por ahí asaltando tiendas de informática, ni robando portátiles a los yuppies despistados del barrio.


Mi solución se llama "Mama". "Mama" es una especie en extinción, que si le explicas bien las cosas, sin mentiras, porque tiene la capacidad de descubrirlas siempre, siempre. Nunca te dice que no.

Llamas a mama, le cuentas el problema de G. Mama conoce a G y sabe que es mucho mas responsable y que tiene más cuidado con sus cosas que tu. Mama dice que acepta que su portátil viaje a Londres. Solo esta preocupada por si le pasa algo a sus documentos digitales, sus fotos de la india y sus grabaciones de las enseñanzas de Francia. Le dices que traerás tu colección de USB para hacer copias de todo pero que al ordenador no tiene porque pasarle nada.


Domingo


El domingo no se debería trabajar. ¿No era eso de 'el día del señor'? Molaria ser católico. Fijo que los católicos se toman en serio su 'día del señor' y no hacen nada en domingo... Solo ir a Misa y desayunar chocolate con churros. Tu no eres católica y tienes una reunión el domingo por la tarde. Gracias a Dios, o a quien sea, la reunión es en tu casa, que desde que te quedaste en el paro parece más una oficina que un hogar.

Después de la reunión te vas corriendo a buscar el tren para ir a casa de tus padres a recoger el portátil y dárselo a G el lunes. Todavía no se ha inventado la tele-transportación. Ni los fax en 3D.

- Perdona, vas a Vic?
- Si.
- ¿Sabes si para en Terrassa?
- No, no para en Terrassa. Acaba de pasar el de Terrassa.
- Ya... era por si acaso.

Sacas un billete. Mientras el tipo de detrás tuyo te pregunta si tienes dinero para darle. Le dices que no mientras la maquina de la renfe te escupe el cambio. El tipo te mira como diciendo "¿Y eso que es?". Le devuelves la mirada negando con la cabeza. No vas a perder el tiempo explicándole que estas en el paro, que siempre tienes la tarjeta en números rojos y que a lo peor en unos meses le haces compañía pidiendo cambio tu también.


- Nieves, cállate la boca! Joder con el niño. Estoy hasta los huevos ya...

La familia de tu lado en el tren. Madre, 4 niños y el padre que sólo grita. Subes el volumen de tu ipod. Mejor quedarte sorda con tu lista de reproducción que mosquearte con la actitud de ese hombre que tienes delante. Es un poco estúpido. Porque por muy alta que te pongas la música , sigues viendo lo que pasa delante de ti pero por alguna extraña razón deja de afectarte sino lo puedes escuchar.

Esto lo escribo en el tren. Uno de los pocos momentos en las dos ultimas semanas, que estoy sentada, escuchando música, sin hacer nada, de nada, de nada. Mi viaje en tren sabe a gloria ahora que a bajado la familia de gritones y empieza a caer el sol. La hora perfecta para hacer fotos si estuviera en Montjuïc o en la playa.


Ya sabes como va a terminar el día. Llegaras a casa de tus padres. Tu padre, el cocinero aficionado, ya tendrá lista la cena. Cenarás comentando lo cutre que es 'España Directo' y resumiéndoles tu vida. Tu padre te preguntará si te quieres llevar algo de comer para el resto de la semana. El esta contento si te llevas sus tuppers de guisos y sopas y tu vas a comer caliente porque solo tendrás que meterlo en el micro. Harás las copias de seguridad del portátil de tu madre. Y ella te preguntara 40 veces "¿Y si le pasa algo al ordenador en esta cosa tan pequeña esta toda mi información? ¿Seguro?". Mirarás 'Infidels', la serie de TV3, comentándola con tu madre y cuando tus padres estén durmiendo terminarás otra web para otra reunión que tendrás el lunes por la tarde.

LUNES

Suma y sigue.

Sino hubiera pasado esto, y si mis días fueran como un libro de esos que leíamos de pequeños, cuando no existía la Wii: "Escoge tu aventura". Yo habría terminado mi reunión del domingo por la tarde y habría bajado tranquilamente al bar de Drassanes para ver el fútbol con otras dos de mis amigas. De esas que puedes contar con los dedos de una mano.

2 comentarios:

marié dijo...

Interesante homenaje a la amistad.
Y a la familia.
Buen rollo.
Me ha gustado la crónica de un fin de semana.

Así que vives por el Raval, Marina?

Butaques i somnis dijo...

Primero, gracias por el último párrafo... ;)
Madre mía, que aventuras las tuyas, son de libro! Siempre pienso que mi vida es bastante monótona, y después de leer esto, lo acabo de confirmar.

PS: No soy católica, pero los domingos soy antireuniones de ningún tipo, qué hay que vivir!