martes, 5 de octubre de 2010

EL EXILIO DE MI FOLIO

Mira, aquí la realidad no lleva trajes, ni caretas
Zaragoza es mi ciudad, mueve su viento la veleta
de la rara enfermedad del corazón de los poetas
que les lleva sin remedio a convertir la vida en letra

A mí me gusta cuando escribo sobre un nuevo folio en blanco
pues mi verso es la semilla que florecerá en su campo,
a veces tanto, tanto, tanto, que al final se queda en nada,
y tu tonto, tonto, tonto, otro más de la manada

Que a dolores de titanes traigo tinta de colosos,
versos de colores sinsabores deliciosos
fumo y toso, yo solo coso versos en la luna,
mientras el humo se esfuma caprichoso

Y si el foso de mi sentir esta vacio pues rompo el papel y callo,
y me echo a dormir a esperar que cante el gallo,
ya no rallo las paredes de las calles con mi nombre,
aunque vivo en medio de un caos que llaman orden

Soy, de alma frágil, de verso ágil,
un niño viejo con la lagrima fácil y el rap complejo
como un espejo solo reflejo miradas
porque yo ya no me dejo engañar por las palabras.

Si, aquí arriba solo hay piel y maquillaje,
es debajo donde hace su trabajo el engranaje,
de este viejo, viejo traje de poeta moribundo
que ya no tiene ganas de querer salvar el mundo

Porque, mi rap es triste, pero intenta mejorar
antes de que la pelona le venga a devorar,
si te vas a enamorar no pidas explicaciones,
yo solo suelo llorar por amigos y canciones

Así, que si me hablas no me vendas tu discurso, ya
porque yo ya tengo tablas y aprendí algunos recursos,
en el curso de este pulso que se llama vida loca
suelen decir la verdad los ojos antes que las bocas

Y si quieres puedes ser lo que otros quieren que seas,
un barquito de vapor yendo favor de la marea
pero, tu y yo sabemos que la realidad es fea,
en este mundo Don Quijote mataría a Dulcinea

Niña, no es por la moda, es por la soga que te ahoga
por lo que toda mi generación se droga
es por las horas que el triste reloj devora
y por la sola soledad desoladora

Y yo no sé, si he nacido para arder o he nacido para dar sombra
yo solo sé que lo que escribo no se compra,
y que en este mundo tibio que aun confunde amor con odio
yo solo encuentro alivio en el exilio de mi folio



Estas cuatro últimas estrofas me parecen de lo mejor que se ha escrito últimamente. Se repiten en mi cabeza, alternando unos y otros poemas, canciones, pero Sharif canta 'El exilio de mi folio' con una rabia y una energía que dejan helado. Seguro que no es ni la primera, ni la última vez, que cuando se abren las puertas del ascensor de mi edificio, los vecinos que esperan para subir, o bajar, me encuentran cantando esto.

2 comentarios:

Prisamata dijo...

un artistazo

llevaba tiempo esperando a salir del cascarón este cabrón, y ha merecido la pena la espera

quiero más Shariff

Marina dijo...

"Poeta moribundo", los otros discos que publicó con Tr3s monos no están mal! Ahora se ha vuelto más oscuro y rabioso, si cabe. Creo.

A mi em recorda quan escoltàvem Fuck tha, junt amb Zenit (no se on paren aquests ara) i FrankT, mentre estudiàvem Comunicació Audiovisual. Que bien vivíamos.