viernes, 18 de febrero de 2011

I'M STILL HERE joaquin phoenix

That's you, drops of water and you're on top of the mountain of success. But one day you start sliding down the mountain and you think wait a minute; I'm a mountain top water drop. I don't belong in this valley, this river, this low dark ocean with all these drops of water. Then one day it gets hot and you slowly evaporate into air, way up, higher than any mountain top, all the way to the heavens. Then you understand that it was at your lowest that you were closest to God. Life's a journey that goes round and round and the end is closest to the beginning. So if it's change you need, relish the journey.



En cierta forma me recuerda al documental de Banksy , al personaje de mr. Brainwash, que no sabes si es verdad, si es un personaje, un friki o un erudito. Con "I'm still here" pasa algo parecido, hasta el ultimo momento no sabes si Joaquin Phoenix es Joaquin Phoenix o es JP. Y si JP es un personaje creado por él o se cree lo que vive. No se si Phoenix quería experimentar, ir un poco mas allá de hacer un 'simple' papel en la peli de turno de James Gray, y hacerse un papel a medida. No me creo que sea así realmente pero me encanta verlo tan inmerso en su mundo, tal loco y con esa incontinencia verbal que le hace soltar reflexiones unas mas incoherentes que otras. Me gusta "I'm still here" si me lo tomo como un juego, como una broma de Casey Afleck, Phoenix y el tío ese que va siempre en bolas. Pensando en él como en un personaje, no como una persona. Entre todos crean a un niño-grande loco pero tierno a la vez.

No creo que el verdadero Phoenix sea el que se deshincha trepando por una verja diciendo "fuck off my fucking life", o el que se pone a saltar entre la nieve gritando "do the fucking snow-angel, dude", supongo que el verdadero Joaquin si que tiene esa parte de niño, también el niño que se desespera porque no puede abrir una puerta de salida de emergencia,...

Todo cambia en esas escenas finales, esos 10 minutos en silencio, solo con música de su viaje-vuelta a 'casa' en Panamá son tan geniales como necesarios. El niño que se hunde por el peso del agua, la presión, la fama, los cambios, los retos,... Después de pasar hora y media sumergidos en el mundo JP con su música, su estrés, su incontinencia verbal y sus juegos, estos minutos relajantes vienen como anillo al dedo. Termina, o empieza, o retoma su viaje.

No hay comentarios: