jueves, 23 de febrero de 2012

NADA ES MÁS SENCILLO



A veces, a veces hay cosas que tienes que hacer pero cuantos más días pasan más te cuesta enfrentarte a ellas. Ya sea ir a un sitio concreto, hablar con alguien, o cualquier peldaño que tengas que subir. Te vas poniendo excusas para auto-compadecerte, para que tu orgullo siga intacto. Pero al final no hay excusas que valgan y tienes que enfrentarte a tus sitios, personas, escaleras o lo que sea que tengas que cruzar.



Y entonces todo vuelve a empezar. Y te viene esa sensación de estar 'en casa'. De que aquí no te puede ocurrir nada malo y que no querrías moverte del mismo sitio en mucho, mucho tiempo. Te absorben esas bandas sonoras edulcoradas, Antonio Vega, Nacho Vegas, Zenet, Quique Gonzalez,... que solo sirven para no dejarte pensar. Eres imbécil. Ya sabias que esto pasaría. Pero tenias que volver, para despedirte. A tu manera, a vuestra manera. Nunca habéis visto las cosas de la misma manera, ni las veréis, pero por lo menos esta vez estáis de acuerdo en algo. Sin necesidad de hablar, justo ahora, que pena.

Punto y aparte.

Y no pasara mucho tiempo hasta que regreses pero ya no sera igual. Ahora hay un 'click' que antes no había. Ahora sigue siendo 'tu casa' pero sin tensiones ni agobios. Como antes. Pero mejor.

Y entre tanto barullo de sentimientos, canciones y deslices, te das cuenta que esa sensación de 'casa', de 'aqui no me puede pasar nada' también la recoges de otro sitio. Sitios de esos que, sea una casa, un bar o un rincón del pueblo o de la ciudad, te sientes a gusto con la gente. Sitios de estos en los que el tiempo se para y en los que, cuando estas dentro, te importa bien poco lo que pase fuera hasta que sales de la 'burbuja' y tardas un tiempo en volver a aterrizar. Esto te ha pasado, y te pasara aqui, pero te das cuenta justo cuando haces el 'click' que en tu ciudad también te pasa. Aunque no te hubieras, o no hayas querido, darte cuenta.


"Armonía y mansedumbre no son una fuga, son los momentos que vienen después de la prueba, de la dificultad. Y sí, las palabras ayudan, aunque no es exclusivo de la poesía, está la psicología. El arte alivia al que lo crea y al que lo recibe. A veces escribes para no gritar" (Antonio Colinas)